1 vote

Numerología y Destino

¿Qué relación guardan la Numerología y el Destino?

¿Existe el destino? ¿Qué dice la Numerología sobre el destino? ¿Existe un vínculo directo entre Numerología y Destino? Como siempre digo, depende del punto de vista. Al fin y al cabo, cuando nos cuestionamos este tema, ¿quién garantiza obtener y conquistar la Verdad absoluta? Resulta absurdo pensar así en estos tiempos. Todo al fin y al cabo son creencias, filosofías, teorías que nos ayudan a tratar de comprender el gran enigma que es la Existencia. En esta publicación te invito a la reflexión, a preguntarte por tu posición, a que definas un criterio propio basado en algo que te vibre bien internamente. ¿Me acompañas en mi propio viaje interior para tratar de hallar mi propia respuesta?

destino

El Destino Numerológico: El camino de Vida

En Numerología, el número que surge de la suma de los dígitos de tu fecha de nacimiento recibe el nombre de Número del Destino. (Hay otros nombres para este número, Número de Trayectoria de Vida, o Número del Camino de Vida). Desde el modelo y el enfoque de la Numerología Consciente, el Número del Destino determina el paisaje de experiencias que esa persona transitará de acuerdo con la energía de ese número para aprender algo de esa energía. No significa necesariamente que, por ejemplo, la persona cuyo Número del Destino rige 7 sepa utilizar el conocimiento y aplicarlo de una forma precisa, inteligente, eficiente y ética en su día a día sino que su destino es aprender a relacionarse con la vida desde el trabajo interior con esa energía. Es decir, el destino es el camino de aprendizaje. En este caso, el destino es el paseo que vivimos tratando de relacionarnos con nosotros mismos en este Universo que nos abraza.

Sin embargo, más allá del Número del Destino, todos tenemos en nuestras respectivas fechas de nacimiento otros números que inciden en factores que se relacionan con una visión más tradicional del destino. Partiendo de la base de que, de la misma forma que elegimos a nuestros padres, también elegimos nuestra fecha de nacimiento, podemos preguntarnos: ¿Y para qué he elegido mi fecha de nacimiento? ¿Qué sentido tiene mi fecha? ¿Qué tengo que aprender de esta energía que me lleva a estas experiencias? ¿Cómo puedo gestionar esta energía para vivir en plenitud con la vida que vivo? La elección de la fecha de nacimiento desde el alma, lo que se conoce como los pactos prenatales, sí que nos garantiza que existe un destino numerológico en el que se pondrán todos los elementos necesarios en nuestro camino para que podamos vivir la vida que hemos elegido por fecha de nacimiento. De eso ya se encargarán los movimientos vibracionales de los números de la fecha de nacimiento. Otra cosa es que lo vivamos de una manera u otra, antes o después, mejor o peor, pero no tiene demasiado sentido – bajo mi punto de vista – que se elijan a unos padres y una fecha de nacimiento si no hay un destino para todo ello, aunque consideremos la palabra destino como un camino de aprendizajes para generar evolución y conciencia.

¿Podemos considerar que el destino es el guion de vida? Esa óptica me gusta también. Pero, ¿cuáles son las implicaciones de las decisiones prenatales para seguir un determinado guion? ¿Te puedes escapar de ese guion? Y yo me pregunto: ¿Y para qué querría escaparme si se supone que mi alma sabe que ese guion es potencialmente el mejor que puedo seguir para crecer y evolucionar? Se me amontonan las preguntas y mi mente caprichosa juega a encontrar excusas, razonamientos, juicios… cuando lo único con lo que me nace decirle es: ¿Y si aceptamos lo que hay en ese guion y dejamos de estar rebotados y cabreados con la vida que estamos viviendo y tratamos de hacerlo un poquito mejor?

destino 2019-2020

¿Existe un Destino Final?

¿Qué es el final? ¿Dónde está el final? ¿Asociamos el final a la muerte? ¿La muerte es el final? ¿O es solo un tránsito hacia otra realidad que no conocemos? ¿Quién tiene la respuesta? Y al final, siempre nos podemos preguntar: ¿Y qué importa? Si la filosofía y la opinión que tenemos acerca del tema (la que sea) nos ayuda, nos protege, nos hace tener un sentido, nos hace sentir mejores, apoyémonos en ella. Todo depende del punto de vista.

Mi corazón dice que la palabra “final” está sobrevalorada. Siempre hay un después tras un aparente final. Para comprobarlo, puedo mirar atrás en mi vida y comprobar que cuando creía que todo se había acabado, comenzaron a brotar otras ideas, otras oportunidades, nueva gente. Por tanto, ¿el “final” total se puede garantizar? Viviendo en un infinito universo de posibilidades, no me parece demasiado precisa la palabra “final”. Siempre queda la esperanza, la memoria, la nostalgia, la trascendencia, los aprendizajes. El destino considerado como un camino de experiencias puede que tenga un tiempo limitado para las vivencias que estamos experimentando pero ¿supone un destino final radical? No lo siento así. Siento que en toda esta locura que es la vida en sí misma hay un sentido desconocido, quizá mucho más elevado de lo que podemos llegar a alcanzar. Y seguro que esa razón es infinitamente poderosa.

Cursos de Numerología

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su permiso para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido